Google+ Followers

martes, 13 de octubre de 2009

LA EQUINACEA: ANTIBIÓTICO NATURAL Y MUCHO MÁS.

Extraido de LUX VITAE - LUZ DE VIDA, Terapias Naturales, Alternativas y Salud Integral:
La Equinácea es una planta utilizada para aumentar las defensas de nuestro organismo y nos ayuda a combatir infecciones de todo tipo. Su uso se remonta a los poblados indios de norte America, los cuales se servían de esta planta como remedio en mordeduras de serpientes y picaduras de insectos, así como para los problemas en las piezas dentarias, encías dolorosas, contra la gripe, resfriados y como antiséptico para heridas infectadas.


A principios del siglo XX su utilización se expandió por toda America llegando más tarde a Europa. A mediados de siglo, con la llegada de los antibióticos, su uso decayó, ya que el antibiótico daba resultados a corto plazo.

A finales de siglo, y viendo que los efectos de los antibióticos tenían como negativo que mataban no sólo a “los malos” sino que también a “los buenos” la concienciación de la población adquirió un carácter más natural optando de nuevo por la utilización de la Equinácea.

Actualmente las propiedades terapéuticas de esta planta son documentadas científicamente aconsejándose su uso como antibacteriano, inmunoestimulante, y para combatir todas aquellas enfermedades de tipo invernal, así como en la cura de procesos infecciosos ya sean estos sistémicos o superficiales.

Propiedades de la Equinácea:

Estimulante del sistema inmune (aumenta el poder fagocítico de las células de defensa y estimula la producción de leucocitos).
Antiséptico (en uso externo).
Antivírico.
Fungicida.
Antibiótico.
Desintoxicante.
Antiinflamatorio.
Estimulante de la secreción salivar.
Antioxidante.
Antidiarreico.
Purificador de la sangre.
Antialérgico.
Cicatrizante y estimulante de la producción de nuevo tejido sano.
Sudorífico.
Inhibidor de la enzima hialuronidasa (al hacerlo ayuda a proteger a las células durante la infección y previene que las bacterias accedan a ellas).


Indicaciones

La equinácea se emplea como tratamiento principal o como coadyuvante en casos de:

Amigdalitis.
Artritis crónica.
Bronquitis.
Candidiasis.
Colitis.
Diarrea.
Estados gripales y catarrales.
Faringitis.
Flemones y abcesos dentales.
Gonorrea.
Herpes.
Infecciones del oído.
Infecciones del tracto urinario.
Inmunodeficiencia (salvo en Sida)..
Laringitis.
Sífilis.
Úlceras supuradas, heridas y forúnculos (por vía externa).

Además se está estudiando su utilidad como coadyuvante en el tratamiento del cáncer ya que, al parecer, inhibe el crecimiento tumoral.

Observaciones

La Equinacea suele dar una sensación leve de picor en la lengua, se trata de un efecto del todo normal, no perjudicial ni nocivo para el organismo, en toda la literatura científica no existe ninguna referencia a casos de intoxicación por el consumo de Equinacea.

A excepción de personas en estado de gravidez o lactancia, la Equinacea es extremadamente segura en dosis terapéuticamente recomendadas.

Personas que presentan cuadros alérgicos provocados por la familia de las Asteraceae (margaritas, girasoles, etc.) deben vigilar el uso de esta planta.

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.


EVA GARCIA
Publicar un comentario